cóndor huasi

¿Por qué están esos cóndores aquí?

Cada cóndor en este proyecto tiene una historia. Los cóndores en cautiverio son producto del tráfico de especies,  llegaron gracias a una campaña de concientización promovida en 1995 por el Dr. Friedeman Köester, quien durante mucho tiempo asesoró al proyecto.  Rucu, Coya, Ayu, Pimampiro, Reina Pacha,  Inti y Tarishca son los protagonistas de esta historia. Su destino es estar encerrados;  por mucho tiempo permanecieron así  y no pueden ser ya liberados, pero sus hijos, con un programa de reintroducción pueden VOLVER A VOLAR. Ese es el objetivo de este proyecto.

¿Cuál es el problema de los cóndores?

El GNTCA (Grupo Nacional de Trabajo del Cóndor Andino) en varios estudios ha registrado menos de 50 cóndores silvestres en el norte de Ecuador, muy pocos registros y datos hay en el sur del país.

Como en muchos lugares, y para muchas especies,  la problemática es la misma, falta de alimento, cacería, presión de la frontera agrícola, pero además, el cóndor es carroñero, y muchas veces ingiere plomo o veneno del ganado que come y muere por eso. En este caso, su biología no le ayuda mucho.  Es una especie monógama, si muere su pareja se demora en conseguir otra, su madurez reproductiva llega a los 7 años, allí pone su primer huevo, y volverá a poner otro luego de dos años. La pareja cuida celosamente a la cría hasta los dos años.  Los bebés son curiosos por naturaleza, y suelen acercarse sin miedo a la gente, por eso son fácilmente  capturados. A más de la presión externa, su ciclo de vida tan largo hace que la población no pueda recuperarse con rapidez.

Entonces ¿qué hacer?

En el área de conservación y ambiente mantenemos el proyecto Cóndor Huasi que tiene dos componentes: investigación y educación.

En investigación, la finalidad del proyecto es obtener pichones en cautiverio, y liberarlos, pero para ello necesitamos primeramente mantener a los cóndores saludables.  Hace tres años realizamos los estudios genéticos para poder formar las parejas compatibles.  Adecuamos su espacio y esperamos que tengan crías. Para ello hay que darles ambiente y cuidados adecuados. Además, mediante estudios de comportamiento, sabremos si las parejas son compatibles y tomaremos decisiones sobre la ambientación de los encierros, alimentación, adecuación de espacios y otros.

Por otro lado, para la liberación, biólogos especializados deben ir al campo, para investigar qué está pasando con los animales silvestres, ubicar nidos, comederos, áreas y tiempos de reproducción, disponibilidad de comida y otros.

Comments are closed.